La escena de España es un estampado de lunares con zurcido histórico y peineta judicial; lo demás, un fraude de faralaes a la afición. Abanico rojo, volantes y un bordado legislativo de organdí. Así Isabel Pantoja ha vuelto con paseíllo a la cárcel del cielo, es decir, al escenario de los contribuyentes. Atrás deja el infierno de Hacienda, que ya no somos todos, que eso solo era una metáfora, según dijo la abogacía en el juicio o farsa y licencia de la infanta ginebrina. Ese día descubrimos Nóos y vos que el Estado recauda en verso fino, pero juzga la flor de los borbones con prosa fiscal desganá. El poeta/Estado es un fingidor, finge que es Justicia hasta aquella que de veras sentencia (Pessoa). Muerta ya Rocío Jurado, la jueza ha coronado esta semana a Cristina, reina de la canción española, que es tonadillera con más tronío y más fans que la Pantoja. La Pantoja solo tiene pantojistas y deudas, pero la Cristi es más hembra, tiene hacendados, digo, a declarantes/paganos, a fiscales muy devotos, a ministros de esto y lo otro, al arzobispado de Telefónica y al gobierno con su exseñora La Caixa. Unos palmeros y otros tocaores. No es lo mismo tararearle su copla o su cópula de Zarzamora al lanzapelotas del Urdanga empalmado, que es una ONG de socorro a infantas desasistidas, que a Cachuli o a un Paquirrín de proteínas, no me digan. Mi Cristi es la Imperio, la faraona de los valores nacionales y cuando su público corea el intríngulis de su amor empresarial, ella calla y gime al cielo su millonada. Qué desplante tan flamenco por bulerías, bulerías. ¡Ole y ole y viva el señor Roca, que la apodera en el trono! Una cupletista da su mejor quejido en el na de na del recuerdo. Y ahí, alfombrada de billetes en el palacio de Pedralbes y con aire Aizoonado, vivía sus olvidos. La noche en que regrese al Palau Sant Jordi con bata de cola y su melenita suelta o absuelta, esa noche cuando entone Suspiros de España reventará el colmao de una dinastía desgreñá. ¿A qué pagaban ustedes y Nóos entrada con iva y todo por verla entalladita de españolismo borbónico? Es tan solo una meditación racial de lunares carcelarios, pero canten conmigo: ¡Ay, pena penita, pena, pena de mi España! ¡Qué espectáculo grandioso!

(Imagen: Eduardo Arroyo)

Sábado, 25/02/17.

Anuncios

3 comentarios en “La Borbona

  1. Reblogueó esto en Aprendizaje infinitoy comentado:
    “Hacienda, que ya no somos todos, que eso solo era una metáfora, según dijo la abogacía en el juicio o farsa y licencia de la infanta ginebrina. Ese día descubrimos Nóos y vos que el Estado recauda en verso fino, pero juzga la flor de los borbones con prosa fiscal desganá.”

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s